problem loading posts

Y, el domingo a la tarde, es lo mismo que en las fiestas cuando son las 5 de la mañana, que uno se da cuenta que ha esperado en vano, que no ha ocurrido nada extraordinario. Que no han venido personas a salvarnos la vida ni hemos conocido mujeres maravillosas. Y entonces, tiene sabor a desengaño esa hora.

Alejandro Dolina - La tristeza de los domingos por la tarde. (via amoniaco)

(vía amoniaco)

graceonce:

A high quality version of the trailer recently posted online.